Inicio / Tecno / Así es la industria que quiere curarnos de nuestra “adicción al teléfono móvil e internet”

Así es la industria que quiere curarnos de nuestra “adicción al teléfono móvil e internet”

Pexels Photo 308383

Salvados solo ha sido el último a sumarse a la creciente moda de la "adicción a los teléfonos móviles e internet", una "adicción" que cada tiene más predicamento entre la sociedad, aunque los profesionales de la salud siguen denunciando como inexistente.

La adicción a internet que surgió como una broma en un correo electrónico en 1995 se ha convertido en una industria en pleno crecimiento en todo el mundo. ¿Qué hay detrás de aquellos que quieren curarnos una adicción que no existe?

La adicción a internet no existe…

Igromania 1894847 1920

Hace más de quince años, la catedrática Helena Matute, una de las psicólogas que más y mejor han estudiado las nuevas tecnologías, escribió un texto fundamental que no ha perdido un ápice de actualidad "La adicción a internet no existe". Como tampoco existe la adicción a los teléfonos móviles.

Desde entonces, sólo el juego patológico (o, en sentido más técnico, los programas de reforzamiento aleatorios) ha pasado a ser considerado una adicción. La primera que no está vinculada directamente a una droga y lo ha sido tras acumular una grandísima cantidad de evidencias científicas.

El resto de "adicciones" (al sexo, a las compras, a internet…) se parecen más a comerse las uñas o a la cleptomanía que a ser adicto a la heroína o cualquier otra droga. Efectivamente, estos trastornos de control de impulsos pueden ocasionar problemas muy serios. Pero no son adicciones, no se tratan como las adicciones y confundirlos no hace más que ocultar el verdadero problema.

…pero la industria contra la adicción a internet sí

adicted

Aunque no hay ninguna ventaja clínica en esto de tratar una 'utilización excesiva' como si fuera una adicción, sí que hay una ventaja comercial: las adicciones dan miedo. Y el miedo, la expectativa de ver una vida destruida por la adicción, es un increíble argumento de venta.

A nadie se le escapa que esta ola de clínicas y tratamientos surge básicamente del contagio de la aparición de toda una industria equivalente en Estados Unidos (donde nos llevan décadas de ventaja). Lo que no es tan evidente desde nuestra perspectiva es que, en estos días, el sector de los centros de rehabilitación en Estados Unidos atraviesa una importantísima crisis de legitimidad (y no sólo en EEUU).

La llamada crisis de los opioides y las reformas sanitarias que han asegurado el acceso a estas terapias están llevando a los norteamericanos en masa a las clínicas de rehabilitación. Como consecuencia, la proliferación de fraudes ha hecho que, por primera vez en la historia, la Asociación Norteamericana de Proveedores de Tratamientos de la Adicción creen un código de autorregulación.

El resultado es una industria floreciente que en 2014 movió 35.000 millones de dólares, pero cuyos tratamientos distan mucho de ser efectivos, éticos, respetuosos o basados en la evidencia. La creación de entramados empresariales para tratar adicciones más o menos inventadas era solo cuestión de tiempo.

La cura de la "adicción al móvil" en España y Latinoamérica

Salvados Conectados

Y es eso, precisamente eso, lo que estamos viendo extenderse: modelos y discursos muy atractivos para la opinión pública pero que no tienen respaldo científico. En Estados Unidos podemos encontrar de todo: estancias de una noche, retiros de desintoxicación digital o terapia psicológico (y psicofarmacológica). Y tratamientos que van desde los 500 dólares a los 30.000.

Pero en otros países, los tratamientos también están a la orden del día. La descripción de los tratamientos en China que realizó la BBC hace unos años es realmente terrible. Así que, ¿qué estamos importando exactamente?

Es difícil decirlo, no existen guías clínicas ni recomendaciones sanitarias claras. En España, el psicólogo barcelonés Marc Masip lleva desde 2012 hablando en periódicos, emisoras y platós de televisión sobre adicción a internet, los móviles y las redes sociales. Su programa Desconext@ es, con mucha seguridad, el más popular de todos los que han ido surgiendo en el país y es conocido por utilizar métodos poco ortodoxos como atar a los 'adictos'.

Pero hay muchos más. Solo basta con hacer una pequeña búsqueda por internet para encontrar numerosos gabinetes de psicología que dicen tratar la adicción a internet. Hemos intentado ponernos en contacto con algunos de estos gabinetes y ninguno ha querido hacer declaraciones. Eso sí, coinciden en que es un tratamiento que, aunque no está muy estudiado, se está empezando a ofertar sencillamente porque "hay una gran demanda social".

¿Qué hay de cierto y qué no en la "adicción a internet" y a sus terapias?

Pexels Photo 123335

Por lo que sabemos hasta ahora, la adicción a internet no existe. Y no es una mera cuestión terminológica: estamos hablando de un fenómeno completamente distinto de la adicción. Y es bueno recordarlo porque la precisión y la exactitud en salud es muy importante.

Con la evidencia científica en contra, la insistencia en hablar de adicción a internet solo se explica por un intento de 'patologizar' conductas que moralmente no nos gustan y por estrategia empresarial que busca generar alarma social como estrategia comercial.

En psicología, algo es un problema cuando interfiere la vida y los objetivos de las personas. Y en ese sentido, el uso excesivo de internet claro que puede ocasionar grandes problemas y hay profesionales que nos pueden ayudar. Pero si nos centramos en lo 'adictivo' esteremos poniendo el foco en lo que causa esa supuesta dependencia (Internet) y no en el problema real, las dificultades de la sociedad para adaptarse a un mundo tecnológicamente nuevo.

También te recomendamos


¿Por qué en Rusia hay que llevar una cámara en el coche?


¿Podrías sentirte peor por separarte de tu teléfono que de tu familia?


No es solo el azúcar, cientos de industrias tratan de engañarnos: tenemos un problema y es hora de buscar soluciones


La noticia

Así es la industria que quiere curarnos de nuestra "adicción al teléfono móvil e internet"

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

Guía de Bitcoin para novatos: todo lo que necesitas saber ahora que ha superado los 2000 euros

Aunque la historia de Bitcoin es corta (surgió en 2009), mucho ha llovido desde su lanzamiento. Su creación siempre ha estado rodeada de un cierto halo de misterio, pues no se sabe quien la creó. Satoshi Nakamoto es solo un pseudónimo que usaba la persona o personas que dieron luz al proyecto. Pero todavía hoy, ocho años después de su creación, Bitcoin no es del todo mainstream. Muchos se han sorprendido de que los creadores del ramsonware que afectó a Telefónica y otras empresas quisieran cobrar en Bitcoin. Vamos a explicaros todo sobre esta moneda. Bitcoin, tecnología y economía Bitcoin es una idea tecnológica muy curiosa. Combinando redes de ordenadores, criptografía y software es posible crear una moneda virtual completamente distribuida, sin necesidad de una entidad central que la emita y controle. Ocho años después la criptografía sigue siendo resistente y el uso de Bitcoin se ha disparado. La economía que hay detrás de esta moneda es la misma que la que hay detrás de cualquiera: escasez y confianza. Es decir, hay una base sólida para que un Bitcoin cueste dinero, al menos tan sólida como la que fija los precios del oro. Y aunque Bitcoin fue la primera criptomoneda hay muchas otras. Es cierto, Bitcoin sigue siendo la más popular aunque últimamente otras como Ethereum están subiendo de valor por otros servicios de valor añadido que ofrecen. Bitcoin, cómo obtenerlos Está claro que si queremos obtener euros basta con trabajar en un país cuya moneda sea euros o ir a una oficina de cambio de monedas. Pero, ¿cómo logramos tener Bitcoin? Desde luego trabajando no, ya que no es moneda oficinal en ningún país del mundo. Los inicios de cualquier moneda son complicados. Tiene que haber un banco emisor, la gente tiene que confiar y aceptar la moneda y poco a poco se va poniendo en circulación. En cambio con Bitcoin no existe un emisor, los ordenadores distribuidos que velan porque las transacciones sean correctas obtienen, de vez en cuando, monedas como premio. Esto se denomina minería, y es la forma en la que se crea el dinero con los Bitcoin. Pero antes de poner nuestro ordenador a trabajar para crear dinero he de decir que la minería es una locura ahora mismo. Los que obtienen dinero con esta técnica tienen clusters de ordenadores con tarjetas gráficas dedicadas y en zonas donde la electricidad es barata o incluso subvencionada. Ganar dinero con la minería es cosa del pasado. ¿Entonces? ¿De dónde sacamos Bitcoin? Pues como en el mundo real, en las casas de cambio de monedas. En Internet hay muchas y nos permiten cambiar dinero normal (euros, por ejemplo) por Bitcoins. Coinbase es un sitio de cambio (y monedero, como veremos más adelante) bastante popular. Bitcoin, como guardarlos Ahora llegamos a la gran pregunta: ¿cómo y dónde se guardan los Bitcoin? Bien, las criptomonedas como Bitcoin son completamente virtuales. Para acceder a ellas originalmente había que usar un software. Este software nos permite ver el saldo que tenemos en nuestra cuenta y hacer y recibir transferencias. Lo bueno de Bitcoin es que es un protocolo abierto, hay muchos software para gestionar nuestro dinero. Lo hay para Windows, Linux, Mac, Android, iOS... Yo personalmente recomiendo llevarlo en el móvil y dentro de Android me gusta Android Wallet. Sin embargo usar un software tiene un peligro. Si por algún motivo se nos estropea el dispositivo o se borra o formatea, perderemos todo el dinero. Digamos que con Bitcoin el dinero está en "la nube de Bitcoin" (el llamado Blockchain) y lo que guarda el software es una copia de la clave para acceder a él. Si usamos un software es conveniente hacer una copia de seguridad de estas claves. Otra opción para llevar el control de nuestros Bitcoin es usar un monedero web. De esta forma una página web se encarga de guardar nuestras claves y accederemos a nuestras cuentas con un usuario y contraseña. Básicamente lo que hacen estas webs es la función de un banco. Coinbase es una buena opción para esto, a que además permite comprar y vender Bitcoins. Lo único malo es que si usamos este método perdemos parte de la gracia de tener Bitcoins, usar un sistema completamente descentralizado sin depender de la confianza en ninguna entidad. Nadie puede requisarnos nuestro dinero sin robarnos las claves. En cambio si tenemos el dinero en una web tenemos que confiar en ella. Bitcoin, vaivenes de cotización Ahora puede parecer que el Bitcoin está muy caro, más de 2000 euros al cambio. Y que no es un buen momento para invertir en él. Pero en el pasado ya hemos visto momentos similares, y el consejo debería ser el mismo: cuidado porque es un bien bastante especulativo. Bitcoin ha sufrido muchos baches en el camino. El primero fue el cierre del Silk Road, una mercado de intercambios ilegales que el FBI cerró en 2013. Las transaccciones se hacían con Bitcoins y la cotización se desplomó. Apenas un año después el mayor exchange de Bitcoin del mundo, MTGox, sufría un ataque y le robaron 744.000 Bitcoins, de sus usuarios. Al poco tuvo que cerrar. De nuevo la cotización bajó. Pero Bitcoin no era una moda pasajera. Y aunque sigue teniendo muchos retos por delante, ha sabido sobreponerse a cada varapalo. Así que hay que tenerlo en cuenta en el futuro, ya sea como un activo más o como una moneda para pagar. También te recomendamos Wall Street ya puede presumir de usar el blockchain, el pilar en el que se basa bitcoin Pegar como una chica en el Counter Strike significa ser pentacampeona del mundo Craig Wright confiesa ser el creador de Bitcoin: ¿nos lo creemos? - La noticia Guía de Bitcoin para novatos: todo lo que necesitas saber ahora que ha superado los 2000 euros fue publicada originalmente en Xataka por Alejandro Nieto .